Yatai, uno de los pequeños placeres de la vida en Japón

Os pongo en situación:

Caminamos por una de las tantas calles abarrotadas de Tokio, el frío del invierno nos cala hasta los huesos, nos hiela las manos y la cara y el ir y venir del viento helado nos hace tiritar todavía más. Delante de nosotros vemos caer un copo de nieve lentamente, su caída es irregular pues el viento le hace bailar por el cielo y, aunque nos gusta la nieve, desearíamos estar calentitos en casa con una manta y una taza de chocolate caliente. Pero, de repente, vemos una luz a lo lejos y decidimos ir hacia allí. Conforme nos vamos acercando nos va invadiendo un agradable olor que últimamente se ha vuelto familiar para nosotros.  Al llegar, nos damos cuenta de que hemos llegado hasta un pequeño yatai, atraídos por la cálida luz del farolillo y el agradable olor a comida. Vemos a un pequeño grupo de gente sentada al rededor del puestecito, comiendo un humeante y caliente plato de ramen. Sin pensarlo dos veces nos sentamos y pedimos un plato igual que el del anciano que está sentado a nuestro lado. Cuando nos sirven, nos deleitamos con el cálido vapor que sale de nuestro plato, que nos calienta la cara y nos abre el apetito con su agradable aroma. Cogemos los palillos con ansia contenida y comenzamos a comer, si llevásemos gafas se nos habrían empañado. Ya no echamos de menos ni la manta ni la taza de chocolate caliente. Detrás de nosotros, tras las pequeñas cortinas de tela, la nieve ha empezado a caer abundantemente, pero nosotros permanecemos calentitos con nuestro delicioso plato de ramen y nos ha dejado de importar el frío que hace esa noche de invierno.

Esta es la imagen que he tenido desde muy pequeña en mi cabeza. Mucho antes de saber si quiera lo que era un dorama o un drama, yo ya soñaba con viajar a Japón y poder comer un buen plato de ramen en invierno en un yatai, o lo que es lo mismo, en un puesto callejero de ramen.

Un yatai es, concretamente, un establecimiento móvil con ruedas que se lleva a cuestas, ya sea en coche o en bici, normalmente con mesas de camping y taburetes, las cortinas noren que dan la bienvenida y el farolillo rojo que indica la comida que nos van a servir es lo que nos puede parecer más característico de ellos. La comida puede ser muy variada, no solo hay yatai de ramen, también es muy típico encontrar puestos en los que sirven oden

Al caer la noche, el propietario dispone todo y abre su pequeño local portátil, que permanecerá abierto hasta altas horas de la madrugada. En un ambiente relajado, que a muchos de nosotros nos evoca al Japón del pasado lo que, para los amantes de esta cultura como yo misma, los hace todavía más atractivos. El precio de la comida que sirven en los yatai suele ser muy barato, por ello es muy común encontrarse con ellos hasta en el bullicioso centro de Tokio.

Sé que a muchos amantes del manga y el anime les resultará muy familiar, pues en ellos es muy común encontrar a los personajes comiendo en uno de estos puestos callejeros, sobre todo ramen y oden. Yo misma los descubrí de esa manera.

Para mí, uno de los pequeños placeres de la vida es este. No creo que haya nada mejor como comerse un caliente y humeante plato de ramen en un yatai en invierno. Eso no quiere decir que en verano no estén. Es simplemente mi propia fantasía la que aquí describo, fantasía que espero que algún día se vuelva realidad.

¿Qué os parecen los yatai? ¿Conocíais ya su existencia? Comentadme si os gustaría alguna vez comer en uno de estos puestos callejeros, venga, ¿quién se anima a venirse conmigo? 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s