The Princess Weiyoung

  • Título original: 锦绣未央  (Jin Xiu Wei Yang)
  • Título en inglés: The princess Weiyoung
  • Género: Drama, Histórico, Romance
  • Episodios: 54
  • Estado: Finalizado
  • Año: 2016

Sinopsis: La dinastía Liang del Norte fue borrada una noche dejando atrás a la bondadosa princesa Feng Xin Er como huérfana. Aunque escapa de la muerte, accidentalmente entra en el territorio de su enemigo y ella asume la identidad de Li Wei Young, la hija del primer ministro. Ella sufre muchas dificultades, pero finalmente utiliza su sabiduría y sentido de la justicia para convertirse en una mujer poderosa, así como la obtención de un hermoso romance.


OPINIÓN PERSONAL: Tras varios intentos fallidos, tengo el placer  y el orgullo de decir que, por primera vez, he sido de capaz de ver un dorama chino histórico de principio a fin. Tal vez te preguntes, ¿y eso qué mérito tiene? Tal vez la razón por la que te preguntes eso sea porque nunca has intentado ver ninguno o tal vez ni siquiera te lo has planteado. Te sorprendería saber que son muchos los factores que dificultan ver un dorama chino histórico, y el primero de ellos es que suelen ser muy largos, The princess Weiyoung cuenta con 54 episodios, pero los hay todavía más largos, algunos llegan incluso a rozar la centena de episodios. La excentricidad y la extravagancia son elementos fundamentales que siempre están presente en este tipo de doramas y no es hasta que te acostumbras a ellos que puedes disfrutar de la historia que se entreteje tras esos elementos bastante chocantes al principio. Para bien o para mal, esos elementos que menciono están bastante contenidos en The princess Weiyoung, por lo que lo hace una buena opción para ir tanteando este género tan peculiar y fascinante.

The princess Weiyoung cuenta con una historia bastante bien desarrollada, es decir, todo sigue un orden lógico establecido desde el primer capítulo; la protagonista, Xin’Er, más tarde conocida como Weiyoung (Tang Yang), se establece un objetivo: vengar a su familia por haber sido cruelmente asesinada, y a su pueblo, por ser esclavizado por el rey de otra nación, la Gran Wei. Parece innecesario decir esto, pero la verdad es que me he topado con doramas históricos chinos en los que no sabías muy bien porqué pasaban las cosas, ni qué sentido tenían en la historia, así que este es un gran punto a favor de este dorama.

Tras haber sido asesinada la familia real de la dinastía de Liang del Norte, Xin’er, su princesa, única superviviente, adoptará la identidad de Li Weiyoung, hija ilegítima del primer ministro de la dinastía de la Gran Wei, con el fin de vengar a su familia, a su pueblo y a la original Li Weiyoung. Con esta protagonista de armas tomar, se auguraba una historia bastante interesante e intensa, y es que no hay nada mejor que ver a una mujer fuerte, inteligente e independiente luchando contra el mundo para lograr sus objetivos, sin necesidad de un príncipe encantador.

No obstante, este príncipe encantador existe en esta historia aunque, todo sea dicho, su único fin, al menos en los primeros veinte y largos capítulos, es el de salvar de ciertas situaciones a Weiyoung, cuando ella ya ha gastado todas las demás opciones. Para poco más servía Touba Jun (Luo Jin) en estos primeros capítulos, y es que va detrás de Weiyoung suplicando por un poco de atención, pero nuestra adorable Weiyoung se hará de rogar pues, al saber que su salvador es el nieto del rey que asesinó a su familia y esclavizó a su pueblo, entrará en un conflicto interior que le hará sufrir bastante, ¿cómo seguir a su corazón e ir junto al hombre que ama cuando él forma parte de la familia que destruyó a la suya? Un difícil dilema del cual Touba Jun será completamente ajeno durante bastante tiempo, sin ser capaz de entender el repentino rechazo de su amada. Afortunadamente nuestro encantador príncipe despertará de su largo letargo y empezará a aportar más a la historia, convirtiéndose en un pilar fundamental para la historia y para Weiyoung.

La historia de amor que se forjará entre ambos resultará ser mucho más hermosa de lo que me esperaba en un principio, aunque la química que hay entre ambos actores es evidente desde el primer momento. La confianza ciega el uno en el otro, el respeto y la creencia en el amor que sienten serán sus armas esenciales para poder superar los incontables obstáculos que tendrán que ir enfrentado. Un amor envidiable y adorable el de estos dos, un ejemplo de cómo se debe amar; con sinceridad, respeto y, sobre todo, confianza.

No obstante, este “amor bueno” es contrapuesto con otros tipos de amor mucho más enfermizos, obsesivos y tóxicos. Una de las cosas que más me gustaron y me llamaron bastante la atención es este contraste que se hace entre el “amor bueno” y el “amor malo”; mientras que el saber amar bien puede llegar a ser una fuente de fortaleza que te ayuda a superar obstáculos, el amor tóxico e incluso enfermizo puede llevarte a tu propia destrucción. Tenemos varios ejemplos de este amor tóxico que llevarán a algunos personajes a perderse a sí mismos en el camino.

En The princess Weiyoung las conspiraciones, las traiciones y los engaños están a la orden del día, son protagonistas indiscutibles y llevarán a los personajes al límite, poniendo a prueba su ingenio y habilidades para poder salir airosos de situaciones límite, no obstante, estas conspiraciones no siempre serán debido a querer hacerse con el trono, como suele pasar en este tipo de historias, sino que, como ya he mencionado, serán también causadas por ese sentimiento de amor obsesivo y enfermizo que, en varios personajes, plantará la semilla del odio que irá corrompiéndolos poco a poco, llevándolos a hacer verdaderas maldades.

Pero la pregunta del millón es, ¿logrará el bien y la justicia imponerse a los actos malvados y las conspiraciones? Eso, querido lector, es algo de lo que nunca se puede estar seguro cuando se ve un dorama chino histórico, las sorpresas están aseguradas y nunca tienes la seguridad de que el bien vaya a triunfar. Encariñarse con un personaje de The princess Weiyoung puede traernos bastante sufrimiento puesto que nunca se sabe qué es lo que le va a suceder. Y te seré sincera, va a ser un duro camino que recorrer porque, como se dice en mi tierra, aquí muere hasta el apuntador. Hubo muertes que me dolieron terriblemente en lo más profundo de mi ser, por ser injustas, inesperadas o a veces, a pesar de ser bien merecidas, mi debilidad por los personajes algo retorcidos me jugó malas pasadas.

No obstante, a pesar de esto, recomiendo The princess Weiyoung pues cuenta con grandes personajes y maravillosas interpretaciones; hay giros inesperados, hay humor y momentos divertidos dentro de todas esas conspiraciones e intrigas; hay dolor, hay sufrimientos e injusticias pero, sobre todo, hay amor, todo se basa en el amor, ya sea amor romántico, amor a la familia o amor a un amigo. La esencia de The princess Weiyoung está en sus personajes, te encariñarás con más de uno, independientemente de si tiene mejores o peores intenciones y te enamorarás de la pareja principal, eso puedo asegurártelo. También encontramos su esencia en el camino que recorren estos personajes y creo que es un camino que vale la pena recorrer, independientemente de cómo acabe todo.  Así que, si he conseguido llamar tu atención y te ha interesado este dorama, aquí te dejo el link para poder verlo online, ¡disfrútalo!

The princess Weiyoung online

Si te ha gustado este post, échale un vistazo a esta reseña de Love weaves through a millennium, un remake chino del dorama coreano queen InHyun’s man
¡Gracias por leer!

Anuncios