Recomendación: Beautiful mind

  • Título original: 뷰티풀 마인드 (Byutipul Maindeu)
  • Título en inglés: Beautiful Mind
  • Anteriormente conocida como: “Dr. Frankenstein” (닥터 프랑켄슈타인)
  • Género: Drama, Médico, Romance
  • Episodios: 14

 

Sinopsis: En el hospital Hyunsung empiezan a ocurrir diversos asesinatos, que coinciden con la llegada del nuevo neurocirujano, el Dr. Lee, un sociópata que debe ocultar su condición a todos. Una policía intentará descubrir si es un asesino, o alguien que busca la verdad igual que ella.


OPINIÓN PERSONAL: Hoy os traigo un dorama coreano que no ha estado falto de polémica. Desde el principio, antes incluso de estrenarse, Beautiful Mind tuvo que luchar contra aquellos que querían entorpecer su emisión. Los productores querían recortar sus episodios a 12 y, a pesar de haber bloqueado esa intención, al final consiguieron reducirlo a 14 capítulos debido a la baja audiencia, a pesar de la petición del público, sobre todo el de occidente, de mantener la historia con sus 16 episodios originales.

Me atrevo a decir que nadie entiende muy bien ese empeño por reducir sus episodios, es cierto que siempre tuvo una audiencia baja pero a pesar de ello contó con buenas críticas y una gran aceptación del público occidental y parte del coreano. Afortunadamente esta incomprensible reducción parece que no afectó a la historia, ya que todo terminó bien hilado y fue correctamente concluido, sin vacíos aparentes. Pero dejemos atrás esta, a mi parecer, gran injusticia, y comencemos de una vez a hablar de las razones por las que yo recomiendo este drama.

Beautiful mind es un dorama que tiene como protagonista a Lee Young Ho (Jang Hyuk), un hombre que es incapaz de empatizar con otras personas; es lo que los expertos llaman sociópata. Debido a su condición le resulta muy difícil realizar su trabajo como médico pues, aunque posea una habilidad envidiable como cirujano debido a su templanza y ausencia de nerviosismo al enfrentarse a situaciones límites, la realidad es que lo que se espera de un médico no es solo su habilidad con el bisturí y, si le sumamos el hecho de que debe esconder su enfermedad a sus compañeros de trabajo, los problemas se le multiplican.

Todos, se quedan un poco descolocados con la llegada de Lee Young Ho, nadie sabe muy bien quién es realmente este doctor de corazón tan frío y cuáles son sus verdaderas intenciones. Todos sin excepción empezarán a sospechar de él cuando unas extrañas muertes sucedan en el hospital. Y no les falta razón para hacerlo, yo misma, en los primeros capítulos, me planteé muchas veces qué era lo que escondía este personaje,  ¿de verdad es el responsable de los asesinatos? ¿Es tan malo cómo hace creer?  Es muy difícil no sospechar de él ya que la primera impresión que tienes de él es la de “es un psicópata total”. Pero, contra todo pronóstico, Lee Young Ho resulta ser un personaje mucho más profundo e interesante de lo que parece en un principio y  lo iremos descubriendo junto a la oficial Gye Jin Sung (Park So Dam). Es con ella con quien Lee Young Ho se irá abriendo lentamente, muy lentamente, y junto a ella iremos descubriendo quien es realmente este doctor tan poco común.

Me gustaría hablaros largo y tendido sobre este gran personaje, pero creo que uno de los grandes encantos de Beautiful mind es ir descubriendo por uno mismo las profundidades de Lee Young Ho, que os sorprenda, os emocione y os descoloque como lo hizo conmigo, por ello me morderé la lengua y aguantaré las ganas de hablaros de ello. Es curioso porque tenía bastante atragantado al actor Jang Hyuk y era una de las cosas que me tiraban para atrás a la hora de ver o no este dorama, pero sorprendentemente ha tenido un efecto muy positivo en mí al ver una faceta completamente distinta de este actor, y ahora debo confesar que estoy encantada nuevamente con este actor.

La relación que se va forjando entre Lee Young Ho y Gye Jin Sung nos irá absorbiendo poco a poco con su belleza y  será la clave de esta historia que gira, sobre todo, alrededor de nuestro doctor o, tal vez sea mejor decir que la clave de todo aquí es Gye Jin Sung, un personaje que logrará derribar la coraza de Lee Young Ho.

Beautiful mind cuenta con un humor a veces un poco extraño pero igual de divertido, hay unos personajes, cinco concretamente, que nos regalarán momentos muy graciosos y que al final se ganarán vuestro corazoncito de manera casi imperceptible. Habrá personajes que os decepcionarán con su evolución, otros que os sorprenderán en el buen sentido. Beautiful mind es un drama muy humano, que trata las emociones mundanas de una manera magistral, os emocionará, os conmoverá y se ganará un huequecito en vuestro corazón sin ninguna duda. Os la recomiendo muchísimo, mi consejo es que no hagáis caso de los comentarios ni de los porcentajes de audiencia, simplemente dadle al play con una mente abierta y disfrutad de lo que vais viendo. Para todos aquellos interesados aquí os dejo el link para que lo podáis ver ya mismo.

viki.mx: BEAUTIFUL MIND

¡Después de un par de semanas de vacaciones ya estoy de vuelta con las pilas bien cargadas! El verano y las vacaciones ya se acaban y yo he regresado con fuerza y muchas ideas para el blog. ¡No dejéis de apoyar Asiankkum, recordad que podéis seguirme tanto en TWITTER como en FACEBOOK y estar al tanto de todas mis publicaciones! Tampoco os olvidéis de dejar en la zona de comentarios vuestra opinión de este dorama, ¡nos leemos pronto!

Anuncios

Recomendación: D-DAY

  • Título: 디 데이 (Di Dei)
  • Título en inglés: D-Day
  • Género: Ficción, Médico, Drama
  • Episodios: 20
  • Estado: Finalizado

Sinopsis: El drama se centra en las consecuencias tras un terremoto en Seúl. Esta catástrofe pone a prueba la eficacia de las medidas de emergencia del país, así como de los equipos de rescate y el  equipo médico. Con la ciudad totalmente paralizada, sin luz y sin los medios necesarios para enfrentar esta situación, en el Hospital Mirae, se crea el Equipo de Asistencia Médica por Desastre (DMAT), liderado por Lee Hae Sung, quien, junto a su equipo, intentará ayudar a los supervivientes y restablecer el orden en la ciudad paralizada. No todo el mundo está feliz con esta responsabilidad que tiene que enfrentar un hospital privado, y serán muchos que, fría y cruelmente, pongan obstáculos para aquellos que solo quieren salvar personas.


OPINIÓN PERSONAL: Me interesé por este drama principalmente porque, al menos que yo sepa, nunca antes había habido un drama que se centrara en una tragedia natural como el terremoto. Así que por esa temática novedosa (novedosa en un k-drama) y sabiendo con toda seguridad que iba a ser un difícil y dramático camino, me decidí a verlo bastante entusiasmada, para qué engañarnos. D-Day nos sitúa en una realidad bastante escalofriante, porque no hay nada que dé más miedo que los desastres naturales, simplemente porque no los podemos controlar. Pero antes de meternos de lleno en la tragedia, nos presenta un poco la vida de los personajes que nos acompañarán durante todo el dorama.

Lee Hae Sung (Kim Young Kwang) es un médico altruista y con mucho talento que pone la salud del paciente por encima de las normas, del dinero, de las órdenes del director del hospital e incluso, a veces, hasta de la voluntad de los propios pacientes, ganándose así alguna que otra demanda. Trabaja para el hospital privado Mirae, donde tiene una especie de guerra de prejuicios contra el director del hospital, Park Gun, quien solo se interesa por los beneficios. Intenta salvar a sus pacientes en un ambiente donde el dinero y los beneficios se ponen primero y luego ya si eso se salva a alguien, por ello Hae Sung tiene a más de un doctor en contra, como el doctor Ha Woo Jin (Ha Suk Jin), la “estrella” del hospital y el ojito derecho del director Park, y quien resulta ser más odioso de lo que esperaba o, mejor dicho, es odioso durante más tiempo del que pensaba.

Afortunadamente no todos en el hospital están cegados por la codicia y el Hae Sung cuenta con algún apoyo, como con el de la enfermera jefe Kang Joo Ran (Kim Hye Eun) o la enfermera Park Ji Na (Yoon Joo Hee) quien, además, es una buena amiga.

Por otro lado, tenemos a Jung Ddol Mi (Jung So Mi), una interna de tres años cuya especialidad es la ortopedia. Viene de Busan a Seúl por razones de trabajo y conocerá a Lee Hae Sung al llevar a un paciente al hospital Mirae. Su relación no empezará con buen pie y la pobre de Jung Ddol Mi se verá envuelta en la catástrofe antes de que tenga la oportunidad de volver a Busan. Es una chica alegre, un poco alocada y con un adorable acento de Busan, será una importante pieza en el equipo de rescate que se formará tras el terremoto.

La verdad es que algunos personajes de este drama han despertado mi instinto asesino en más de una ocasión, hay unos cuantos que se están jugando el título al más odiado y está tan reñido que todavía no sé a cual de ellos dárselo. Entre ellos se encuentran el director del hospital Park Gun (Lee Kyung Young) quien, tras el terremoto, no hace más que pensar en las pérdidas que podría sufrir el hospital si se mantiene abierto en esa situación y ese tipo de pensamientos egoístas e inhumanos. Uno de los personajes más despreciables que os podéis encontrar, no dejará de sorprenderos con lo que es capaz de hacer por codicia. Otro que tampoco se queda corto en cuanto a ser odioso es el doctor Yoo Myung Hyun (Go Kyu Pil), egocéntrico sin razón (ya que sus habilidades son algo escasas), cobarde y un, si me lo permitís, lameculos. Otro de los personajes que menos soporto en este drama es Goo Ja Hyuk (Choi In Pyo), el CEO de una constructora que ve su oportunidad tras la destrucción que causa el terremoto y quien hasta acaba metido en política. Nos muestra el lado más despreciable de la política, siendo bastante frío ante la desgracia de otras personas, solo interesándose por su propio beneficio. Aunque admito que hay momentos que me hace dudar cuales son sus verdaderas intenciones. Por cierto, uno de esos personajes algo odiosos (aunque no al nivel de los anteriores) es el interno An Dae Gil (Sung Yeol de Infinite), odiaréis y amaréis a este personaje, quien va evolucionando poco a poco y dejando de ser tan odioso, por no hablar de la relación de odio tan divertida y adorable que tiene con Ddol Mi.

Cuando se produce el seísmo, todo Seúl queda incomunicado, sin electricidad, con las carreteras destrozadas y miles de casas y edificios destruidos. El drama, la desesperación, la solidaridad que surge en algunas personas así como la inhumanidad de otras, son los verdaderos protagonistas de este dorama. Se sufre y mucho debido a las situaciones que tienen que afrontar los supervivientes de Seúl pero cuando consiguen superar algún obstáculo o salvar a alguien, el sentimiento es indescriptible.

Creo que este k-drama tiene un objetivo muy importante, el recordarnos que los héroes existen y que no son esos que van en mayas de colores; nos recuerdan que existen personas que viven entre nosotros, que viven como nosotros, que sienten al igual que nosotros y que arriesgan su vida día a día para salvar a completos desconocidos. Y en D-day queda muy bien reflejado en el cuerpo de bombero, que es el que realiza los rescates a la gente que ha quedado atrapada entre escombros. Entre estos bomberos, por cierto, se encuentra el hermano de Hae Sung.

D-day augura dramatismo y sufrimiento, pero los que más sufren son los personajes hasta tal punto de llegar al límite. Y por supuesto ese sufrimiento llega hasta el espectador. Con un escenario tan trágico, el amor que surge entre algunos personajes nos da un respiro que es de agradecer, además de que se forman unas cuantas parejitas muy adorables. Entre ellas está, por supuesto, la de Hae Sung y Ddol Mi, quienes han resultado tener mucha química en mi opinión, aunque su amor queda poco explotado, algo que se puede entender al considerar la situación en la que se encuentran ambos.

Por cierto, casi se me olvida mencionar que los efectos que aparecen en este drama, que son unos cuantos, no están nada mal. La verdad es que para no ser una súper producción han conseguido unos efectos especiales muy reales, lo que es un gustazo para todos nosotros, ya que no sería lo mismo si fueran unos efectos cutres y poco creíbles, estoy segura que más de uno se replantearía el ver o no este dorama debido a ellos.

Resumiendo. He sufrido muchísimo con este drama, me he enfadado y he llorado a mares, tanto que todavía no me recupero del todo; pero también he reído, me he conmovido muchísimo y he compartido la alegría con los personajes cuando conseguían superar algún obstáculo o salvar a alguien. Es una historia llena de emociones y sentimientos que creo que vale mucho la pena ver, es trágica, sí, pero también es esperanzadora. ¡Así que la recomiendo muchísimo!

viki.com: D-DAY

Yong Pal Yi aka The Gang Doctor

  • Título original: 용팔이 (Yong Pal Yi)
  • Título en inglés: The Gang Doctor
  • También conocido como: Yong Pal
  • Género: Médico, Acción
  • Episodios: 18
  • Estado: Finalizado

Sinopsis: Kim Tae Hyun es un excelente cirujano que todavía no ha terminado su periodo de residente en el hospital.  Es constantemente acosado por prestamistas debido a la deuda que ha ido acumulando para poder pagar los costosos tratamientos que requiere su hermana menor por su enfermedad. Para poder afrontar todas estas deudas su sueldo como médico residente no es suficiente por ello se verá obligado a realizar visitas a pacientes de forma secreta, a cambio de costosos pagos. A Tae Hyun no le importará si sus pacientes son criminales con tal de poder seguir pagando los tratamientos que su hermana pequeña necesita para poder vivir. Cegado por escalar a lo más alto, Tae Hyun llegará a la doceava planta del hospital reservada para los pacientes VIPs y allí es donde conocerá a Yeo Jin, quien ha estado en coma mucho tiempo y se verá envuelto en algo mucho más oscuro de lo que llegó a pensar.


OPINIÓN PERSONAL: Yong Pal (así es como lo voy a llamar), es el drama del que todo el mundo habla. Desde antes del verano no había habido ningún drama que tuviera unos niveles de audiencia tan altos, tal vez precisamente porque era verano. Sea como fuere, es indudable que Yong Pal logró atrapar al público coreano y yo no fui menos, quedé intrigada desde el día en el que salió el primer teaser.

¿Qué es lo que pasa cuando se tiene grandes expectativas puestas en algo? Que al final acaba decepcionando. Y eso es un poco lo que me ha pasado con Yong Pal. No estoy diciendo que no me haya gustado, sin embargo mis expectativas eran tan altas que quedaron cortas a la realidad. Sinceramente no me imaginaba que la historia se desarrollara de la manera en el que lo hace. No sé qué es lo que realmente esperaba pero definitivamente no era esto. A pesar de esta pequeña decepción, es cierto que Yong Pal tiene una extraña atracción que hace que no puedas dejar de verla y posiblemente ese sea su mayor fuerte.

La historia que nos cuenta este drama es una historia mucho más oscura de lo que pensaba. Una vez más se nos muestra lo aterrador que puede llegar a ser el poder y cómo las personas se convierten en monstruos ávidos de ese poder. Tae Hyung (Joo Won) no tiene ni idea de dónde se mete el día que se ve obligado a trasladarse a la planta doce del hospital Han Shin. Allí querrá escalar a lo más alto para conseguir ese poder y así salvar a su hermana pequeña gravemente enferma. En esa planta se comenten más delitos que en cualquier callejón de los tugurios de una ciudad y a nadie parece importarle. Espeluznante.

Así es como conocerá a Han Yeo Jin (Kim Tae Hee), quien ha estado en coma durante tres largos años. Yeo Jin es un personaje con el que se comenten muchas injusticias y atrocidades. Sufrirá mucho dolor durante todo el drama y será Tae Hyung quien le ayude a salir del infierno en el que vive. Es cierto que me siento muy mal por ella durante todo el drama sin embargo es un personaje con el que no me he podido encariñar, de hecho hubo momentos en los que llegué a despreciarla. Puede que estuviera justificado todo el odio y resentimiento que sentía al igual que sus ansias de venganza, no obstante eso no justificaba sus acciones, al menos no en mi opinión. Digamos que pierde un poco la razón durante un tiempo.

Y es que Yong Pal está lleno de personajes que no están en su sano juicio, posiblemente sea por culpa de ese poder que los vuelve a todos un poco majaretas. Es el caso de Han Do Joon (Jo Hyun Jae), el hermano de Yeo Jin, o el Jefe de cirugía Lee (Jung Woong In) y alguno que otro más. Lo cierto es que muchos de los personajes no aparentan lo que realmente son; los que creías que eran los más malos resultan no serlo, los que creías que no tenían relevancia la acaban teniendo y aquellos que creías que no tenían alma acaban por recuperarla. Ciertamente los personajes sufren una gran evolución durante la historia y uno de los más destacables, por supuesto, es Tae Hyun. Al principio llegué realmente a pensar que lo único que le importaba era el dinero y el poder, al fin y al cabo comete varios delitos durante el drama, el hecho simplemente de que haga visitas médicas a criminales ya es un crimen, así que me sorprendió mucho ver como en realidad era un hombre justo, bondadoso, humilde y lleno de humanidad, y llegará a ser un gran doctor. Fascinante personaje, sí señor.

Hubo únicamente un personaje al que llegué a odiar con todas mis fuerzas; el secretario Jefe de HanShin Group, uno de los personajes más detestables que he visto últimamente por doramalandia. Hacedme caso, realmente lo odiaréis.

Algo que me encantó de este dorama es que es muy estético. Juegan mucho con la belleza de las escenas, y en algunas ocasiones esa belleza en la imagen es como una burla a la verdadera situación. Es evidente que lo tienen todo muy calculado para atrapar al espectador de forma imperceptible.

En definitiva, Yong Pal es una tragedia constante llena de injusticias que os horrorizarán, es intensa y a veces angustiante, no obstante, y gracias en gran parte al personaje de Joo Won, tiene también momentos divertidos y muy tiernos, así como también tiene momentos muy emocionantes. Como ya he dicho antes, este drama cuenta con algo que no sé muy bien qué es que te atrapa. Es cierto que me hubiera gustado que explotaran un poco más la faceta Yong Pal de Tae Hyun, que tuviera algo de más protagonismo cierto mafiosillo pelado adorable y que evitaran repetir tantas veces ciertas escenas, pero sigue siendo un dorama que vale la pena ver y mucho. Además que siempre es un lujazo ver a Joo Won actuar, así como al actor Jung Woong In y a la actriz veterana Kim Mi Kyung, entre otros. Con un final que podría haber sido muy trágico pero que, afortunadamente nos libramos de él,  Yong Pal es un dorama merecedor de toda la atención que ha recibido. Así que a los decididos a verlos aquí dejo los link, como siempre, ¡qué la disfrutéis!

viki.com: YONG PAL 

estrenosdoramas.org: YONG PAL

¡No olvidéis dejar vuestra opinión! ¿A quién más atrapó este adictivo drama? Por mi parte es todo por hoy, ¡nos leemos en la próxima entrada mis queridos lectores! 😉

Recomendación: Doctors’ affairs

  • Título original: 医師たちの恋愛事情
  • Título romaji: Ishitachi no Renai Jijou
  • Título en inglés: Doctors’ affairs
  • Título en español: Asuntos de doctores
  • Episodios: 11
  • Estado: Finalizado

Sinopsis: Haruki Morita es un cirujano con un fuerte sentido de la justicia. Se resiste el sistema en el hospital universitario que da prioridad a las ganancias y la autoridad. Haruki Morita sólo se preocupa acerca de cómo salvar a sus pacientes. Entonces conoce a Chizuru Kondo. Chizuru Kondo es una cirujana mayor que él que también está tan consumida por su trabajo que ya pasó la llamada “edad de casarse” hace mucho tiempo. Haruki Morita se enamorará de Chizuru Kondo.


OPINIÓN PERSONAL: Hacía siglos que no veía ningún dorama japonés y la verdad es que ya se echaba de menos. Los doramas japoneses suelen ser eclipsados por los coreanos y más si se trata de este tipo de dorama dónde un gran y conmovedor romance no es el principal protagonista, yo misma estaba un poco reacia al principio, de hecho empecé a verlo porque no tenía nada mejor que hacer. Bendito aburrimiento que me empujó a ver este dorama. Dejadme que os cuente un poco sobre esta estupenda historia.

Doctors’ affairs nos transporta hasta los pasillos de un hospital universitario de Tokio, donde nos mostrará el día a día de los médicos que trabajan allí, concretamente se centrará en seis de ellos; conoceremos sus sueños, sus miedos, sus romances y sus problemas. Lo que me llamó la atención de este dorama es que resultó ser mucho más maduro que cualquier otro drama japonés que hubiera visto antes, por lo que despertó una gran curiosidad en mí. Me recordó un poco a aquella serie española de hace bastantes años, Hospital central, de la que la verdad no recuerdo mucho pero que lo poco que recuerdo se asemejaba bastante. En ambas un grupo de médicos intenta compaginar su vida personal con su vida laboral, pues un médico es médico las veinticuatro horas al día, los trescientos sesenta y cinco días al año. Teniendo tan poca vida personal fuera del trabajo, es irremediable que se creen ciertos vínculos o roces entre los compañeros de trabajo; amoríos, grandes amistades, discusiones y diferencias de opiniones son muy comunes pero todo esto se debe dejar a un lado cuando llega el momento de salvar una vida.

El dorama comienza con la llegada de Haruki Morita (Saito Takumi) al hospital universitario como nuevo doctor. Haruki es un joven doctor con mucho talento que viene de un pequeño hospital de provincia y que solo se preocupa por la salud de sus pacientes y por dar su mayor esfuerzo para curarlos a todos. Haruki se topará con muchos problemas en este hospital pues se encontrará con que todos allí se preocupan del dinero que puedan ganar más que de los propios pacientes.

Chizuru Kondo (Ishida Yuriko) es una doctora que poco a poco fue olvidando el motivo por el que estudió medicina, volviéndose una mujer fría y que sigue las normas del hospital a rajatabla aunque eso perjudique a los  pacientes. La lógica de Chizuru se tambaleará con la llegada de Haruki, quien le recordará poco a poco el verdadero deber de un médico.

En realidad todos y todo en el hospital universitario cambiará poco a poco tras la llegada de Haruki, todos se irán volviendo un poco más humanos. Eso es otra de las cosas que me gustó tanto de este dorama, nos muestran a estos doctores de una manera muy mundana, nos recuerdan que los médicos también son personas con sus problemas, sus preocupaciones, sus alegrías y sus penas y todo esto les puede afectar en su trabajo.

Otra cosa muy interesante es que nos muestran sin tapujos cómo es la sociedad japonesa. Había olvidado lo obsesionados que están con el respeto; no importa lo que hagas, incluso si eres traicionado por tu mejor amigo, tu respuesta hacia él será hiriente pero siempre respetuosa. Y a veces ese respeto no es más que hipocresía. El qué dirán también es un gran peso que deben soportar los japoneses. Estos dos conceptos y las consecuencias de seguirlos a rajatabla están muy bien reflejados en este dorama, de hecho hay un personaje, la esposa del doctor Nishi, que incluso me llegó a dar miedo el modo en que tiene de enfrentar cierto problema, con una gran frialdad y como si no hubiera pasado nada, con una gran e inquietante sonrisa falsa pintada en su cara.

Además, Doctors’ affairs contiene un gran mensaje para los japoneses; el trabajo no lo es todo. Una de las cosas más preocupantes que veo en estos personajes es que la gran mayoría de ellos son unos adictos al trabajo. Adictos nivel japonés. Y eso afecta sobre todo a nuestros protagonistas, uno de los grandes impedimentos de Chizuru para poder tener una relación amorosa con alguien (Haruki es un gran candidato) es que tiene miedo que sus emociones al estar enamorada afecten a su rendimiento en el trabajo, así como su miedo de casarse y que su vida matrimonial le reste tiempo a su trabajo. Pero Haruki no se queda atrás, el muy bruto no vuelve ni una sola vez a su casa después del trabajo, se queda todas las noches en el hospital aunque no tenga turno de noche “por si le necesitan”, estudiando o haciendo cualquier otra cosa que sea de utilidad. Eso para un español es impensable, vamos ni se nos pasaría por la cabeza. Y la verdad es que no tiene que ser muy sano tanto exceso de trabajo.

Afortunadamente todos los personajes sufren una gran evolución conforme va transcurriendo la historia y conseguirán ese equilibrio entre la vida personal y la laboral. Estos jóvenes doctores (y otros no tan jóvenes) llegan a aprender a través de sus pacientes, de las historias que cada uno de ellos tiene, y yo creo firmemente que en parte es gracias a ellos que nuestros doctores consiguen madurar y humanizarse un poquito más. Disfrutaréis de unas parejitas preciosas, de grandes amistades y de unos médicos excepcionales. También conoceréis personajes que, aunque al principio no soportéis, más tarde os daréis cuenta que no eran tan malos como parecían.

Doctors’ affaris es un fascinante dorama que resulta muy cercano puesto que nos cuentan la vida cotidiana de un grupo de doctores, es un dorama muy humano que te sacará más de una sonrisa y te dejará con un muy buen sabor de boca, lo recomiendo muchísimo, si le dais una oportunidad estoy segura de que no os arrepentiréis 🙂

viki.com: Doctors’ affairs

¡No os olvidéis de dejar vuestra opinión! ¿conocíais este dorama? Si es así, ¿qué os pareció? ¡Si todavía no lo habéis visto no perdáis más el tiempo y a por él! 😉 Nosotros nos leemos en la próxima entrada, ¡besitos! ❤

Blood ¿éxito o fracaso?

8688265d90

Creo que este k-drama no necesita presentación. Ya sea por su éxito o por su fracaso, es conocido por todos y todas, por ello no haré una reseña normal de él, simplemente lo analizaré y que cada uno saque sus propias conclusiones.

Blood está protagonizado por Ahn Jae Hyun, a quién pudimos ver en el famoso drama You who comes from the stars  y en You’re All Surrounded, y por Goo Hye Sun, muy conocida por su papel protagónico en BBF.

Como bien sabréis, este drama ha sido un completo fracaso en Corea. Ya sabemos cómo les gusta criticar a los fans coreanos, y desde el primer capítulo dejaron bien claro un casi total rechazo por este k-drama y por la pobre interpretación, según ellos, de sus protagonistas.

En contraposición tenemos a los fans latinos, quienes tienen una opinión completamente contraria a los coreanos. Para ellos es una historia que merece la pena ver. De hecho, es uno de los dramas más vistos por los fans latinos de lo que llevamos de este año.

Yo no soy ni coreana ni latinoamericana, digamos que soy como Suiza, neutral. Y así intentaré mantenerme a continuación y ser objetiva.

Cuando lo empecé a ver ya había leído algo sobre el mal recibimiento que había tenido por parte de los coreanos, y no pude evitar empezarlo con ciertos prejuicios. Y admito que al principio me pareció un poco pobre las actuaciones de ambos protagonistas, sobre todo la de Goo Hye Sun. Aún así, continué viéndolo, tal vez fuera por sus tintes crepusculescos, que hacían sentirme nostálgica.

Luego descubrí que poco o nada tenía que ver con Crepúsculo. Y casi que fue de agradecer.

La verdad es que tenía cierta esperanza puesta en Park Ji Sang (Ahn Jae Hyun), él era un vampiro y como tal esperaba de él que tuviera un gran carisma (que en parte lo tenía), que fuera sexy y que nos dejara a todas al borde del coma, sin embargo resultó ser mucho más humano de lo que esperaba (entiéndase por humano como… “normal”). Vale que tenía la piel de un blanco reluciente, vale que su temperatura corporal fuera anormalmente baja, pero le faltaba algo, y sin ese algo no pude encandilarme de él. Comparándolo con Min Tae Yeon de Vampire Prosecutor, nuestro Park Ji Sang deja mucho que desear, Tae Yeon era mucho más sexy, mucho más varonil, mucho más… vampiro. Y que conste que Ahn Jae Hyun me tiene enamorada desde You who come from the stars.

En cuanto a Goo Hye Sun, es cierto que su actuación no era muy buena al principio, de hecho me sorprendí mucho viéndola hablar como… un robot, prácticamente. Afortunadamente luego mejoró un poco. A pesar de todo esto, podía ver cierta química entre ambos y eso me gustaba.

Así que me vi emocionada por seguir viéndola, tenía a un vampiro cuyos padres habían sido traicionados y asesinados por el que fue su amigo, y a una humana cuyos padres también mueren en extrañas circunstancias el mismo día que conoce a este vampiro. Una trama que no es muy innovadora pero que gusta y yo no era menos. De hecho se pone bastante interesante cuando extraños sucesos comienzan a pasar en el hospital donde ambos protagonistas trabajan. Admito que llegué a pasar un poco de miedo por culpa de estos sucesos.

Así que este drama empezó mal pero pudo recuperarse y atraer lo suficiente mi atención. Sin embargo, algo que no puedo perdonar son las escenas de acción, lo más importante para estas escenas es tener a gente que controle perfectamente las artes marciales, desafortunadamente Ahn Jae Hyun no las domina, y eso es evidente cuando hacen tan evidente que es un doble el que las hace. No le culpo a él por no dominar las artes marciales, ni mucho menos, culpo al director y al equipo de edición por hacerlo tan evidente.

Es cierto que conforme se acercaba el final se me fue haciendo un poco cuesta arriba. La historia había perdido un poco de intriga, muchas cosas ya se sabían o eran evidentes, lo que hacía un poco tedioso seguir avanzando en ella. También creo que alargaron demasiado el tira y afloja (si es que se le puede llamar así) entre los protagonistas.

A pesar de todo esto, no creo que Blood tenga que ser calificada como fracaso, para mí no lo ha sido. Tampoco ha sido un éxito total. Blood es un drama con muchas carencias, pudo haber sido mucho mejor explotado, sí, pero creo que tiene cosas por las que merece ser visto, y dos de ellas son Hyun Woo (Jung Hae In), amigo de Ji Sang, y Luuvy, el robot creado por Hyun Woo. ¡Me declaro completamente fan de ambos!

Y para los que se animen a ver este drama, aquí os dejo dos links de diferentes webs:

En viki.com: http://www.viki.com/tv/24437c-blood?q=blood

En doramasasia.com: http://www.doramasasia.com/2015/03/blood-dorama-online-sub-espanol.html

Kill me, Heal me

kill me heal me

  • Título original: 길미, 힐미 (kilmi, hilmi)
  • Título en inglés: Kill me, Heal me
  • Título en español: Mátame, Sáname
  • Género: Comedia, Romance, Médico
  • Episodios: 20
  • Estado: Finalizado
    Sinopsis: Cha Do Hyun sufre de trastorno de personalidad múltiple después de pasar por numerosos traumas que amenazaron su vida durante su niñez.

Intenta vivir una vida normal con la ayuda de una médico residente, Oh Ri Jin. Las “siete personas” a quienes él creó en su mente como diferentes métodos de escape, comenzaran su batalla para ver quien tendrá el control de su mente y, por lo tanto, de su vida.
Mientras tanto, Oh Ri On, el hermano mellizo de Oh Ri Jin, es un escritor extremadamente famoso que se oculta bajo el pseudónimo de “Omega”, escritor del que nadie sabe su verdadera apariencia e identidad, excepto su familia y editor. Y en sus libros se ocultan secretos que de alguna manera involucran a Cha Do Hyun, a la familia de éste y a un misterioso incidente que ocurrió en el pasado y que fue el detonante de las diferentes personalidades del protagonista.


OPINIÓN PERSONAL: He querido estrenar mi blog con este drama coreano que recientemente finalizó. Es un drama que tiene como tema principal la enfermedad que sufre Cha Do Hyun, el trastorno de identidad disociativo, más conocido como trastorno de identidad múltiple, y todo el misterio que rodea al origen de esta enfermedad de nuestro protagonista.
La verdad es que tenía puesta cierta esperanza en él porque, sinceramente, últimamente estaba cansada de los mismos dramas de siempre que me parecían de menos calidad que sus predecesores. Y de repente me encuentro con Kill me, Heal me, un drama casi pionero en su temática, con su único predecesor It’s okay, that’s love, del cual hablaré en otra publicación. Y la verdad es que ha superado con creces todas mis expectativas.
Me he reído como hacía tiempo que no reía con un drama, he llorado lo que no está escrito, he sentido alegría, tristeza, enfado y ternura.
Kill me, Heal me es un drama que te toca la fibra sensible, con el que vas a llorar y vas sufrir pero también es un drama divertido, con el que te vas a reír hasta que no puedas más. En definitiva, toda una montaña rusa de emociones, lo que lo hace muy atractivo.

Por no hablar de la increíble interpretación que llevó a cabo Ji Sung (Cha Do Hyun), al fin y al cabo interpreta a siete personajes distintos, y te lo crees. De verdad que es como si estuvieras viendo a siete personas completamente diferentes que comparten un mismo rostro, a las que, por cierto, amarás a todas y cada una de ellas. Definitivamente es un tremendo actor y lo ha demostrando.
Otro de los claramente atractivos de Kill me, Heal me, es la pareja protagonista. Ji Sung (Cha Do Hyun) y Hwang Jung Eum (Oh Ri Jin) ya habían trabajado juntos anteriormente en el exitoso drama Secret Love y verlos de nuevo compartiendo otra historia de amor, aunque diferente al drama anterior, no deja de tener atractivo. Son un par que, en mi opinión, tienen muy buena química y eso se nota a través de la pantalla.
Realmente es una pareja adorable y en Kill me, Heal me, dejan atrás ese odio con el que tanto sufrimos en Secret Love, así que si te gusta ver juntos a esta pareja de actores esta es tu oportunidad de disfrutar del más puro romance.
Otro actor a tener en gran consideración es Park Seo Joon (Oh Ri On), quien interpreta al hermano de Oh Ri Jin. Este actor es menos conocido, a quien podemos ver siendo protagonista de A Witch’s Love, donde a mí me conquistó. Creo que es un gran actor y puede llegar muy lejos. Y en Kill me, Heal me, a pesar de no ser el protagonista, juega un papel muy importante del cual no voy a decir nada más. La verdad es que es un personaje que me encanta y la relación entre los dos hermanos es adorable y súper divertida, otro ingrediente positivo que añadir a este drama.

Creo que merece especial mención esa gran, maravillosa y extremadamente divertida personalidad de Cha Do Hyun, Ahn Yoo Na. Sin duda los momentos protagonizados por ella (especialmente junto a Oh Ri On) han pasado a la historia de los doramas. ¡Yo me declaro fan incondicional de Ahn Yoo Na!

Sin embargo temía que conforme fuera avanzando la historia, los momentos divertidos fueran desapareciendo siendo sustituidos por momentos dramáticos y, efectivamente tiene sus momentos dramáticos (que te harán moquear como a un niño) no obstante, con una ingeniosa habilidad el director ha logrado mantener esos momentos divertidos hasta el final, sin quitar protagonismo a la demanda que hace sobre el abuso infantil y la poca aceptación que existe de las enfermedades neuronales sin que pareciera absurdo o ridículo.

Y como muchos seguidores del mundo doramaniaco sabrán, lo más temido de un drama es su final, y no porque la historia esté llegando a su fin, sino porque, a pesar de que los coreanos son los reyes en el mundo de los doramas, digamos que su asignatura pendiente sigue siendo los desenlaces.

Sin embargo, Kill me, Heal me es una de esas pocas excepciones en las que el final no podría haber sido más perfecto.
Resumiendo, Kill me, Heal me es un drama que vale la pena ver de principio a fin.